Principios Activos

Principios Activos en la Industria Farmacéutica

Principios Activos ¿Qué son?

Los Principios Activos en la industria farmacéutica son todos materiales de origen químico, vegetal, sintético, humano, animal o de otra fuente a los cuales se les otorga una actividad propia para elaborar un medicamento. Para Biohiggins los principios activos son esas sustancias a las que se les debe principalmente el efecto farmacológico que un medicamento debe tener. El uso de los principios activos es muy antiguo, al inicio se obtenían de hierbas y productos naturales, luego, con el tiempo, sus componentes eran aislados de las plantas, ya en el siglo pasado, se pudo identificar la estructura de la mayoría de ellos.

En cuanto a la actividad, esta varía de acuerdo a la naturaleza del principio activo, lo que sí es que, siempre está asociada a la cantidad ingerida.

Principios Activos más Conocidos

Los principios activos más conocidos en la industria farmacéutica, en el tratamiento de pacientes están: los antiinflamatorios y analgésicos tales como el ibuprofeno, el paracetamol o el ácido acetilsalicílico, aparecen en los relajantes musculares o ansiolíticos que incluyen al diazepán o loracepán, en broncodilatadores como el salbutamol. Por otra parte, los principios activos se encuentran en medicamentos para disminuir o combatir enfermedades comunes como dolores musculares o de cabeza, infecciones o resfriados.

En https://biohiggins.com/ te comentamos que cada a uno de los principios activos se le suele asociar con un excipiente, el cual se utiliza para preparar los medicamentos. Si quieres saber más sobre qué es un excipiente, sigue este link https://bit.ly/3s0Q6mb.

Principios Activos FarmaceuticoPrincipios Activos en Medicamentos Genéricos y de Marca

Los principios activos en medicamentos genéricos contienen la misma cantidad que en los medicamentos de marca, por lo tanto, tienen la misma calidad, eficacia y seguridad, siendo aprobados por la industria farmacéutica y los ministerios de sanidad de cada país. Los medicamentos genéricos, como todo medicamento, tienen dos compuestos básicos: el ingrediente activo que le da el efecto farmacológico y el excipiente que le da la forma deseada, sea tableta, capsula, inyección, jarabe, pomada, entre otros.

https://biohiggins.com/ te cuenta que no existe ninguna diferencia entre los medicamentos genéricos y los de marca en cuanto a la cantidad de principio activo, la única diferencia es que los genéricos son más económicos en cuanto a los costos.

Principios Activos ¿Cómo Recetar?

Los principios activos pueden recomendarse al momento de recetar cuando ha caducado la patente de un fármaco original. Se puede indicar un medicamento similar con el nombre de su principio activo, en vez del nombre comercial. Una de las ventajas de recetar por principio activo es facilitar la labor de los médicos al suministrar datos sobre el mecanismo de acción del fármaco, igualmente, reduce la amplia cantidad de nombres y marcas que se deben recordar, lo que permite reconocer los medicamentos por familias, acción terapéutica, efectos adversos, entre otros.

https://biohiggins.com/ te recuerda tener en cuenta, que hay pacientes intolerantes a ciertos excipientes como la sacarosa, por lo que hay que asegurarse de que esto no ocurra antes de recetar por principio activo.

Principios activos Beneficios

Los principios activos que se encuentran en los medicamentos han bridado muchos benéficos a la población mundial. Desde los inicios del siglo XX, los principios activos y los medicamentos han permitido un aumento de la esperanza de vida y una mejor calidad en el vivir de los ciudadanos en la sociedad, un ejemplo de esto fue el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming en 1928; la penicilina son antibióticos del grupo de los betalactámicos que vino a combatir infecciones bacterianas que diezmaban a poblaciones enteras.

En la actualidad https://biohiggins.com/ te señala que se continua con las investigaciones para descubrir principios activos que resulten en medicamentos más potentes y con una eficiencia mayor para neutralizar nuevos virus, infecciones o enfermedades, como el caso del covid-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *